Por ahora funciona en iOS, Android, Blackberry, Windows Phone y unos pocos Nokia.


Después de meses de prueba, la aplicación de mensajería instantánea Whatsapp puso fin a la discusión del uso del 'doble tick', al doble 'chulito', que es el que le da la idea a las personas de que su mensaje efectivamente llegó al destinatario. De ahora en adelante la última versión de WhatsApp notificará a los usuarios el momento justo cuando alguien haya leído un mensaje.

La red social no cambiará su política de nombres reales, pero si la hará compatible con estas comunidades.

Durante el último mes Facebook ha redoblado sus esfuerzos para lograr que todos sus usuarios se identifiquen en la red por sus nombres reales, algo que forma parte de la voluntad de la compañía desde sus inicios, y hacer así de la red social un lugar más transparente en el que nadie pueda refugiarse en el anonimato.


No obstante, esta política choca frontalmente con los deseos de multitud de usuarios de no entregar sus datos al gigante de las redes sociales, así como con los intereses de la comunidad transgénero, que utilizan habitualmente un nombre que no corresponde con el oficial.


Es el caso de Sister Roma, la "Hermana Roma", miembro de las "Hermanas de la Indulgencia Perpetua", quien asegura que mucha gente sólo la conoce por un seudónimo que ha usado invariablemente durante los últimos 27 años.

La red social Twitter anunció la posibilidad de ejecutar su propio servicio de mensajería similar con la que cuenta Facebook, Messenger o WhatsApp.
El director ejecutivo de Twitter, Dick Costolo, señaló en una entrevista en Business Inside, que existe una gran posibilidad para incorporar este servicio de mensajería a la red social.
"Puede darse a partir de un tuit público, el querer tener una conversación con un grupo de forma privada. Esto es algo que a muchos de nosotros nos gustaría hacer y puede ser la base para un compromiso real por nuestra parte".
CNN Chile informó que otra noticia extraoficial de Twitter, es que estaría preparando una plataforma de video integrada a la red social, complementaria al servicio de microvideos Vine, que hoy opera como una app distinta.
La red social anunció esta semana que logró llegar a 271 millones de usuarios activos, en tan solo tres meses. 
 
www.elespectador.com

A través de un algoritmo, los científicos omitieron para algunos usuarios aquellos contenidos con palabras con connotaciones positivas.

La mayor red social del mundo, Facebook, es objeto de una polémica tras reconocer que en 2012 utilizó los perfiles de más de medio millón de usuarios para llevar a cabo un experimento científico sobre su influencia en el estado anímico de las personas.

Para responder a la pregunta "¿cómo influyen los contenidos de Facebook sobre las emociones de los usuarios?", un grupo de investigadores modificó durante una semana de enero de 2012 el tipo de contenido que se mostraban a 689.003 personas en sus cuentas en la red social.

A través de un algoritmo, los científicos omitieron para algunos usuarios aquellos contenidos con palabras con connotaciones positivas, mientras que para otros hicieron lo mismo con los mensajes con palabras que expresaban negatividad.

"La razón por la que llevamos a cabo esta investigación es porque nos importan el impacto emocional de Facebook y la gente que utiliza nuestro producto", indicó en una entrada en su página de Facebook este domingo Adam Kramer, uno de los científicos que tomó parte en la investigación.

Pese a defender el propósito del estudio, Kramer admitió errores por haberse divulgado el experimento a través de un artículo publicado en la revista científica "Proceedings of the National Academy of Science", el pasado 17 de junio, en el cual, a su juicio, "no se explicaron de forma clara los motivos de la investigación".

El estudio de Facebook ha levantado numerosas críticas en las redes sociales, en las que se acusa a la compañía de utilizar a sus usuarios como animales de laboratorio e incluso se ha llegado a especular con el daño que la modificación de los contenidos pudo tener sobre personas con tendencias depresivas.

La política de privacidad de Facebook, sin embargo, contempla que la red social pueda usar los datos de los usuarios para este tipo de experimentos, algo que todos los usuarios deben aceptar al crear su cuenta.

Con el consentimiento de la compañía, el estudio fue llevado a cabo por el antes mencionado Adam Kramer, del equipo de investigación de datos de Facebook; Jamie Guillory, investigadora de la Universidad de California en San Francisco, y Jeffrey Hancock, profesor en al Universidad de Cornell, ambas estadounidenses.

Los resultados del estudio reflejan que los estados anímicos expresados por otras personas en la red social ejercen un efecto de contagio sobre los usuarios, ya que la abundancia de mensajes positivos se correspondió con un aumento de los mensajes positivos por parte de los usuarios y al revés, los mensajes negativos incitaron a la escritura de más mensajes negativos.

 

A juicio de los investigadores, esto demuestra que las redes sociales actúan como "elementos de contagio" de emociones a "escala masiva".

Fuente: www.elespectador.com