En la actualidad, los buscadores nos conocen en detalle, guardan la información de nuestras búsquedas habituales para ahorrar tiempo en nuestras visitas futuras y predicen lo que queremos encontrar con sólo ingresar un par de letras.

Todas estas herramientas facilitan nuestra relación con la red, sin embargo, las brechas de seguridad cada día más habituales y el debate sobre la privacidad en la red hacen que los usuarios se empiecen a preocupar más por los datos que comparten en línea y el uso que las compañías le pueden dar a dicha información.

Unos 2.100 millones de personas llegarán a fin de año con algún tipo de suscripción de Internet móvil, a través de redes 3G o 3G+, lo que supone cerca del 30% de la población mundial y convierte este segmento en el más boyante del sector de las telecomunicaciones, con un crecimiento anual del 40% desde 2007.

Así se desprende del informe anual de la Unión Internacional para las Telecomunicaciones (UIT), un brazo técnico de las Naciones Unidas, que analiza la evolución de la sociedad de la información en el mundo.

Este fuerte aumento del segmento del Internet móvil se ha visto impulsado fundamentalmente por los países en desarrollo, donde este tipo de contratos se duplicaron en los últimos dos años, con un nivel de penetración que abarca ya el 75 %, frente 20 % de los países desarrollados.

"En los países desarrollados el Internet móvil es un complemento, más que un sustituto, de la conexión de banda ancha en el hogar", explicó el secretario general de la UIT, Hamadoun Touré, en la presentación del estudio hoy en Ginebra.